• noviembre 25, 2022

Por la gripe, quedan pocas camas para internación de niños

Por la gripe, quedan pocas camas para internación de niños

La mayoría de los chicos no están vacunados. Entre los 2 y 5 años es el segmento más afectado. Empieza a extenderse a mayores de todas las edades.

Los médicos pediatras y los infectólogos pediatras, non salen del asombro: en esta época del año las salas de internación de las unidades de niños se encuentran al borde del colapso por la cantidad de chicos, especialmente menores de cinco años, que están internados por un brote de gripe, Influenza B.

El asombro, que ya se transformó en preocupación, tiene relación con que en esta ápoca del año debe considerarse excepcional, normalmente se da como una enfermedad estacional del invierno. Sin embargo, se da en plena primavera y tiene, demás, un condimento que la hace más preocupante todavía: muchos chicos no están vacunados y esto complica el panorama, ya que, por los dos años de pandemia con medidas restrictivas, no se desarrollaron los suficientes anticuerpos de manera natural, razón por la cual la velocidad de contagio es mucho más rápida.

La influenza B afecta exclusivamente a los humanos y es menos común que la influenza A. Muta cerca de dos o tres veces más lentamente que la influenza A. Debido a que los humanos son los portadores naturales de la influenza B, el virus de la influenza B generalmente no produce pandemias.

Aunque los científicos pueden clasificar y controlar los distintos tipos de virus de la gripe, es prácticamente imposible que desarrollen vacunas efectivas que ofrezcan inmunidad de por vida. La razón: Los virus de la gripe mutan (cambian la estructura genética) y se replican (producen copias nuevas, idénticas de sí mismos) extremadamente rápido, lo que dificulta que los científicos sigan el ritmo.

¿Padres relajados o antivacunas?  

Un dato preocupa a los pediatras en especial, la cantidad de chicos no están vacunados, no solo contra la influenza B, sino contra patologías mucho más graves tales como poliomielitis, sarampión o rubeola. Por esa razón es que desde el Ministerio de Salud lanzaron una campaña de vacunación casa por casa que se extenderá hasta el 13 de diciembre.

La convocatoria es para que los padres lleven a vacunar a sus hijos de 13 meses a 4 años contra el sarampión, rubéola, paperas y poliomielitis, con el objetivo de mantener la población ajena a estas enfermedades.

Del total de la población objetiva: 47.025, se han vacunado 39.147 y restan por aplicar 7.878, es decir se han vacunado un 83,2%, con el objetivo de llegar al 95% antes del 11 de diciembre.

Los departamentos que deben incrementar su vacunación son los siguientes:

  • Santa Lucía: restan vacunar 755 niños y niñas (77,7%)
  • Iglesia: restan vacunar 154 (76,9%)
  • Rivadavia: restan vacunar 1.664 (67,7%)
  • Capital: restan vacunar 2.272 (62,7 %)

EMILIO GALDEANO – JEFE DE INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA HOSPITAL RAWSON

“Tenemos salas de internación casi colmadas de niños con Influenza B”

-¿Hay preocupación por la cantidad de casos de influenza B que ha afectado a los chicos? –

-Sí, en realidad estamos bastante preocupados por el hecho de que tenemos las salas de internación que casi colmadas, en su gran mayoría estaría más del 90 por ciento. Son casos de niños con influenza B.

-¿Y qué edad es la más afectada?

-En general, afecta a menores de dos años, o sea con más gravedad. Pero es una enfermedad que se está viendo en todos los grupos etarios, en los niños menores de 5 años son los que más se han internado, pero si vos preguntas en cualquier servicio de internación de la provincia vas a comprobar que hay de todas las edades se están internando y están consultando gran cantidad de personas, la mayoría con síntomas de gripe, y en su gran mayoría los diagnósticos que se han hecho acá en el hospital son por Influenza B.

-¿A raíz de qué se da este brote en esta época del año?

-No se sabe bien cuál es la causa de que tengamos influenza a esta altura del año, pero hay una teoría que viene de la Organización Panamericana de la Salud y en general del mundo, que es una teoría llamada “brecha inmunitaria”. Está esa teoría, brecha inmunitaria, significa que durante el tiempo que estuvimos con pandemia, la mayoría de las personas, incluidos los niños, no estuvieron expuestos habitualmente a los virus respiratorios más frecuentemente, definición respiratoria y la influencia. Entonces eso hizo que la inmunidad, que habitualmente todos los niños hacen año a año y adultos y por igual, cuando se enfrentan a dichas enfermedades, no se realizó porque no se enfrentaron a esas enfermedades por estar confinados, tanto, con barbijo como lavado de manos, como por no asistencia a los lugares de escolaridad o de trabajo, no estuvieron expuestos a los virus que normalmente todos los años tenemos. Eso, asociado a una disminución en la cantidad de vacunados que hubo año a año por el tema de la pandemia, entonces esto hizo que el virus ahora que resurja con mayor fuerza a causa de que la gente no tiene inmunidad propia creada, y aparte de que muchos no están vacunados.

“Las recomendaciones son principalmente muy parecidas a las recomendaciones de Covid, evitar los lugares cerrados, tratar de no compartir utensilios porque la transmisión es por vía oral y por vía respiratoria”

-Entonces no puede considerarse esto es una secuela post Covid.

-No, es una secuela post Covid, es un brote, es lo que llamamos brote, un aumento inhabitual del número de casos de una enfermedad que es endémica, o sea, que significa que es una enfermedad que tenemos, pero cuando sobrepasa la cantidad de casos habituales que tenemos, ya se lo denomina brote.

-¿Qué es lo que recomiendan ustedes?

-Las recomendaciones son principalmente muy parecidas a las recomendaciones de Covid, evitar los lugares cerrados, tratar de no compartir utensilios porque la transmisión es por vía oral y por vía respiratoria, o sea no compartir vasos o cosas así y tratar de mantener un mínimo de distanciamiento. No recomendamos el barbijo porque realmente ya se sacó el barbijo o el tapaboca de las medidas habituales, entonces no lo recomendamos en este momento como una medida fundamental, pero sí el lavado de manos y mantener un leve distanciamiento, con lugares aireados para que el virus no circule tanto.