• julio 1, 2022

Qué se esconde detrás del ataque al médico Daniel Luque

Qué se esconde detrás del                                             ataque al médico Daniel Luque

El agresor venía realizando publicaciones en Facebook culpando al médico por una supuesta mala praxis. Músico y apasionado por las motos, el perfil del agresor. ¿Intentó disparar un arma y el tiro no salió?

No es la primera vez que un profesional de la salud es atacado por un paciente. Pero no es habitual que un médico sea atacado en un lugar que no sea su ámbito de trabajo. El caso del salvaje ataque al traumatólogo Daniel Luque ocurrido el viernes 24 de junio, a última hora, en la vía pública, dejó a la comunidad médica sin palabras.

El hecho encierra misterio. El autor fue detenido un día después del ataque, no se ha brindó en un primer momento desde fuentes policiales y judiciales la identidad, como suele ocurrir habitualmente con la mayoría de los casos policiales aún más grave que importan la muerte de algunas personas bajo distintas circunstancias.

El agresor fue identificado como Miguel Ángel Cabello, de 67 años, y está alojado en los calabozos de la Central de Policía. Ahora el hombre está más complicado porque se lo acusa por lesiones graves, cambiando de carátula la causa y podría terminar preso.

Tanto desde el Ministerio de Salud, de las asociaciones profesionales, del Sindicato Médico y el entorno familiar, hasta el momento no hay una versión sobre qué haría motivado a Cabello a atentar contra la integridad física de Luque. Esta falta de información certera hizo que en las últimas horas empezaran a circular distintas versiones.

Un dato que trascendió pero que no se confirmó es si previo a arrojarle el ácido, hubo un intento de dispararle con un arma de fuego. La versión indica que habría gatillado pero el arma no funcionó. De confirmarse la versión, podría tratarse de homicidio en grado de tentativa. 

Cantor y ¿actor?

Otro dato llamativo es que cuando la policía fue a detenerlo en su domicilio, dijo que necesitaba de una silla de rueda para desplazarse, discapacidad que le había quedado como consecuencia de una supuesta mala praxis por la que acusa a Luque. Otra actitud observada fue que también se colocó una mascarilla conectada a un tubo de oxígeno porque dijo tener deficiencia para respirar. En la Central de Policía se corroboró que el tubo de oxígeno estaba vacío.

Las cámaras de seguridad de casas cercanas desmienten a Cabello en cuanto a que necesita desplazarse en silla de ruedas. Pero no se observa con claridad si sacó o no un arma de fuego.

Una demanda contra Luque y la Provincia

Miguel Cabello fue intervenido y, según su versión, es lo que considera una mala praxis de parte de Daniel Luque y otros dos profesionales. Como fue operado en el servicio de Traumatología del Hospital Rawson, es que decidió iniciar una demanda civil contra los profesionales que lo operaron y contra el Estado provincial.

Desde la entrada en vigencia del nuevo Código de Procedimiento Civil, el 1 de agosto de 2015, cuando el demandado es el Estado, previo a la demanda debe celebrarse una audiencia de mediación. En este caso se cumplió con el requisito, pero no prosperó el acercamiento entre partes.

Miguel Ángel Cabello

Publicaciones en Facebook, ¿premeditación?

Miguel Ángel Cabello es un hombre muy activo en la red social Facebook.  Tiene 67 años, aficionado a las motos y músico. Tocó en la FNS 2019. Integra un grupo que se denomina “Amigos de Hospital doctor Guillermo Rawson”, donde desde el año pasado viene realizando publicaciones en contra de Daniel Luque, jefe de Traumatología de ese nosocomio.

En todas las publicaciones Cabello responsabiliza por mala praxis a Luque. Según las publicaciones, una de las cuales tiene fecha 5 de abril de 2021, dice que “… pero lo más grave fue caer en las manos Daniel Gustavo Luque, y otros de Traumatología del Hospital Rawson, donde me hicieron 4 operaciones con mala praxis. Hice denuncia penal, otra en el Ministerio de Salud y a Eduardo Quattropani. Espero que haga investigar y meta preso a los responsables del GRAN daño que me hicieron… ”. Esta publicación fue realizada en ocasión de la muerte de Alberto “Wey” Zapata, donde Cabello enviaba sus condolencias al padre del expiloto de motociclismo fallecido trágicamente mientras competía.

El 4 de noviembre de 2021, Cabello subió a la red un vídeo donde criticaba la mala atención de Luque, según sus palabras. Con estas publicaciones, la hipótesis de que Cabello tuvo todo el tiempo de planear una venganza contra el profesional cobra fuerza. Ahora será la jueza Lucero la que deba esclarecer si hubo, además de las lesiones leves -carátula provisoria del expediente-, premeditación para planear el ataque.

Cómo fue el ataque

El ataque con ácido a Daniel Luque se dio el viernes pasado a última hora, cuando salía del Instituto de Traumatología. La versión indica que cuando Luque se disponía a ingresar al estacionamiento de la clínica, apareció Cabello y habría mediado un insulto hacia Luque.

Hay un hecho poco claro y tiene relación con una supuesta arma de fuego que portaba el agresor, que incluso habría intentado disparar, pero no habría salido el disparo.

Luego, Cabello habría arrojado ácido que llevaba en un termo. Los daños se produjeron en la frente, el lado izquierdo del rostro y las manos. Al advertir por el olor que no era agua hirviendo, Luque se dirigió al Instituto de Traumatología donde recibió los primeros auxilios para después ser derivado al Servicio del Quemado en el Hospital Marcial Quiroga. El lunes por la mañana el profesional recibió el alta hospitalaria.

El cambio de carátula

En las últimas horas, la situación de Cabello se complicó a nivel judicial. La Justicia analizó un nuevo informe médico y el caso pasó del Tercer Juzgado Correccional, a cargo de Mónica Lucero, al Tercer Juzgado de Instrucción, a cargo del juez Guillermo Adárvez. De este modo, el acusado que quemó al médico con ácido podría ir preso.

Así las cosas, Cabello pasó de ser acusado por lesiones leves a ser investigado por lesiones graves. Esto puede dejarlo preso con condena efectiva. Cabe señalar que este delito tiene una pena que puede ir de 1 a 6 años de prisión. De este modo, Cabello podría terminar preso de forma efectiva, si recibe una condena mayor a los 3 años.