• junio 10, 2022

El complejo sistema de trabajo de Pedidos Ya

El complejo sistema de trabajo de Pedidos Ya

Los repartidores no tienen gremio. Una app maneja los turnos diarios. No siempre funciona correctamente y eso deriva en muchos casos en no poder trabajar.

Pedidos Ya, el popular sistema de delivery, funciona a través de una aplicación o servicio web, en donde la persona puede seleccionar un comercio adherido a Pedidos Ya, y su producto. El repartidor o ridder, se encarga de recoger el pedido en el comercio y llevarlo a la dirección correspondiente registrada en la aplicación.

En pandemia el servicio de popularizó y necesitó incorporar repartidores, lo que se presentó como una opción de trabajo para muchas personas que estaban desocupadas o que, por efecto del aislamiento, se perdieron fuentes de trabajo.

Lo que se presenta como una solución más para conseguir un extra o trabajo a tiempo completo dentro de uno de los sectores que se ha mantenido a pesar de la crisis, presenta un perverso sistema que va más allá de las responsabilidades del repartidor.

Un repartidor de Pedidos Ya no cuenta con cobertura médica. Muchos de ellos han sufrido siniestros que terminó con su vida o dejó secuelas irrecuperables.

Uno de los temas pasa por no tener un gremio que los represente, aunque muchos de ellos prefieren no tener sindicato. Basta con echar un vistazo y podremos darnos cuenta de que sobre las motos o bicicletas muchas de las personas vestidas de rojo son profesionales que no encuentran trabajo. También se da el caso de extranjeros que llegaron a la Argentina y mientras esperan la reválida del título profesional encontraron en Pedidos Ya una salida laboral.

Desembarco local

Pedidos Ya comenzó a funcionar en San Juan en julio de 2019 y comenzó con una flota de 27 repartidores. Pero la plataforma surgió en 2009, dando el primer paso en Uruguay para luego ser aplicada en Argentina y Chile. Según los datos más recientes, en todo el país hay alrededor de 35 mil repartidores activos.
Desde su aparición y sobre todo en Argentina, este sistema fue muy cuestionado, sobre todo por la precariedad en la que trabajan los “empleados”. Desde un principio, los sindicatos relacionados al rubro, estuvieron atentos a su accionar, pero el panorama no es diferente al de sus inicios.

Los requisitos para ser repartidor

De acuerdo con la información que la empresa ofrece en su sitio web, para ser repartidor debe llenar un formulario de inscripción y cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener al menos 18 años y estar apto para trabajar.
  • Tener moto (licencia clase C y SOAP) o bicicleta.
  • Tener teléfono iPhone 4s (o superior) o un teléfono Android (4,2 o superior)
  • Presentar un Certificado de Antecedentes Penales y Hoja de Vida de Conductor (para moto)

Para qué sirven los turnos

Pedidos Ya clasifica a sus repartidores en 5 turnos, siendo los del grupo 1 los de mejor rendimiento. Cuanto mejor sea tu calificación mejor será tu posición en el grupo de turnos y por lo tanto mayor cantidad de pedidos va a recibir, entre otros beneficios.

Funcionamiento de los turnos

La empresa (al igual que en el caso de Glovo) cuenta con un sistema de turnos para organizar los pedidos que permite que los que mejor rendimiento tengan en las últimas 4 semanas vean más pedidos, estos son algunos factores que toman en cuenta.

  • Si elige un turno y no se presenta. Si cancela un turno, y este no fue tomado por otro repartidor cuenta como ausencia.
  • Promedio de pedidos por hora: un importante indicador de rendimiento es el promedio de repartos realizados por hora durante tu turno de trabajo.
  • Conexiones y horarios: Iniciar sesión en la aplicación exactamente en el comienzo de tu turno es igual que ir al trabajo, por lo que no conviene hacerlo tarde. Cada día que esto pasa se suma y es tenido en cuenta en tu calificación final.
  • Horas totales que prestó servicio, teniendo mayor relevancia los sábados y domingos.
    Porcentaje de pedidos aceptados, sobre el total de órdenes recibidas durante el periodo de trabajo.

Cómo funciona para repartidores

El repartidor utilizará una app especial llamada RoadRunner, donde se asignan los pedidos, turnos y ubicaciones, además de otros detalles útiles, como repartidor debes mantener cierto nivel de servicio que se mide con la app.

Los repartidores son evaluados semanalmente mediante una planilla y los ingresantes lo hacen en el ranking 6. Los inactivos son bajados a ranking 5 y quienes fallaron en algunos de los ítems previstos pasan a integrar el ranking 4.

A medida que el repartidor va subiendo de ranking, va aumentando lo que cobra por kilómetros recorrido mientras va a entregar un pedido. El repartidor no puede rechazar pedidos, está obligado a entregar todo, aun cuando se trate de zonas peligrosas, lo que el repartidor puede establecer, pero de todos modos es bajado de ranking., lo que influye en el pago y en la elección de turnos para trabajar. Dichos turnos se eligen con una semana de anticipación.

Una de las posibilidades de ganar más tiene relación con las horas especiales, de viernes a domingos de 21 a 24 horas y si el trabajador no tiene trabajadas horas especiales también es motivo para bajarlo de ranking. Los ridders llaman pedidos fantasmas al envío de pedidos no habituales, lo que genera el rechazo y la automática caída en el ranking, que no puede solucionarse hasta que se elijan turnos nuevamente.

Por los “castigos o sanciones”, los trabajadores no tienen a quien reclamar ni representantes que puedan ayudar a conseguir los puestos fijos en lugares claves. El poner muchas horas a disposición y después eliminarlas sorpresivamente es un tema que hace que el repartidor se encuentre sin turno para poder trabajar.

La aplicación no siempre funciona correctamente, en muchas oportunidades el aviso al repartidor de que hay un pedido en su zona de trabajo no se activa y vence el tiempo para aceptarlo, lo que conlleva a que se tome como pedido rechazado y eso hace que caiga en el ranking.

Cuando el repartidor permanece mucho tiempo en el tope del ranking, ocurre que queda en pausa y no puede trabajar, aunque no lo haya solicitado y eso vale que baje en el ranking.