• junio 24, 2022

Agrupaciones sociales, el botín que se disputan Alberto y Cristina

Agrupaciones sociales, el botín que se disputan Alberto y Cristina

La vicepresidenta criticó a las agrupaciones sociales y a algunos dirigentes. El presidente los defendió. Hubo fuertes respuestas. Cómo impactó en los principales referentes en San Juan.

Los subsidios o planes sociales volvieron a quedar como eje de debate político, ya no por iniciativa de espacios de derecha, sino dentro del propio kirchnerismo tras las declaraciones que realizó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el Día de la Bandera. “A mí no me gusta que me quieran convencer de que eso es peronismo. Eso no es peronismo, el peronismo es laburo, trabajo. El peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me dé el alta y la baja”, apuntó. También planteó que el número de planes sociales actuales no se condice con el nivel de desocupación, sino que evaluó que deberían ser menos.

El subsecretario de Políticas de Integración y Formación en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Menéndez, sostuvo que “hay una mirada liberal en Cristina”.“Estamos con mucha bronca por sus declaraciones. Desde 2012 no se generó trabajo. Tenemos que trabajar en la unidad”, enfatizó.

Así las cosas, el discurso que dio le vicepresidente durante el acto del Día de la Bandera en la sede de la CTA, avivó aún más el fuego en la interna ya entablada dentro del Frente de Todos, con el presidente Fernández. 

El discurso. La vicepresidenta Cristina Fernández de Kircher dio un discurso en la sede de la CTA, en Avellaneda, en el marco de la conmemoración del Día de la Bandera.

A nivel nacional, las críticas por parte de los movimientos sociales, no tardaron en hacerse escuchar. A la postura de Menéndez se sumó uno de los dirigentes de Unidad Piquetera, Eduardo Belliboni, quien cuestionó a la vicepresidenta diciendo “se sumó a la campaña antipiquetera”. Mientras que Luis D’Elía, cercano a Alberto Fernández, publicó: “Ni una sola palabra de apoyo a Alberto Fernández. Horrible”.

Visión de las agrupaciones sociales

En San Juan, hay aguas divididas. David Domínguez, del Movimiento Evita, dijo que en 1975 en el país había 24 millones de habitantes, con 7 millones de trabajadores registrados en la actividad privada. Ahora, 48 años después, hay 47 millones de habitantes y solo poco más de 6 millones de trabajadores registrados. Es decir que en 50 años, los movimientos sociales perdieron más de un millón de puestos de trabajo, dato que se endurece si se lo compara con el aumento de la población.

Según Domínguez, hay más de 11 millones de trabajadores y trabajadoras en “el otro país”, que no tienen derechos, no están registrados, no tiene aportes jubilatorios ni obra social, tampoco un sindicato que los represente. El dirigente agregó que la polémica por los dichos de Cristina está contextualizada en el AMBA. “Esto tiene que ver con la situación que se da en Buenos Aires donde sí muchas organizaciones se han hecho fuertes en muchos municipios que hoy están discutiendo política y eso estaba prohibido. La política estaba destinada a los tipos de saco y corbata que se sientan en un café para decidir qué van a hacer con los pobres, con los trabajadores, con los grandes negociantes y hoy hay un actor que les es imposible ocultarlo. El Estado y la política tradicional abandonó su lugar de lucha, que era el barrio, que era la villa, que era el lugar donde estaba la necesidad”.

Actos separados

Un nuevo capítulo de la tensa interna planteada entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner quedó plasmado el pasado 20 de junio, al celebrarse el Día de la Bandera. Hicieron actos por separado abriendo aún más la grieta que hay en Frente de Todos. La última vez que se los vio juntos fue el pasado 3 de junio donde compartieron escenario en Tecnópolis, por el centenario de YPF.

EDUARDO CAMUS – FRENTE PATRIA GRANDE

“El peronismo y el movimiento nacional deben gobernar para todos”

-¿Cómo interpretas los dichos de Cristina sobre las agrupaciones sociales?

-A lo de Cristina, por lo menos nosotros, lo hemos tomado como como una cuestión que hay que mejorar. Algunas prácticas que tienen algunos movimientos sociales o alguno o alguna referencia a los movimientos sociales y que esto obviamente genera ruidos. Pero de ninguna manera sentimos que Cristina diga que los culpables o la crisis política y económica pase por los por los movimientos populares. Me parece que los movimientos populares estamos de sosteniendo el delicado tejido social que queda en la Argentina a través de las unidades productivas, de los merenderos, de los comedores, de los trabajos barriales, que es mucho. Está muy bueno que se conozca, que tengamos la posibilidad de hablar en los medios de comunicación para que la sociedad entera pueda conocer el trabajo que hacen los compañeros y compañeras de la de la economía popular.

-¿Puede interpretarse que Cristina ha dicho o “están conmigo o están con Alberto”?

-No, yo no entiendo eso, creo que tampoco hay espacio para divisiones dentro del Frente de Todos. Evidentemente todos los dirigentes del Frente tenemos que aunar esfuerzos para construir un proyecto de país federal integral humano que esté en sintonía a los reclamos y a las necesidades de nuestro pueblo, porque ahora me tengo que hacer cargo de escoger todo lo que no hemos podido resolver en las disputas de nuestros trabajadores. Es una deuda pendiente que tenemos dentro del Frente de Todos y que la tenemos que construir generando la mayor cantidad de consenso posible y articulando con cada sector. Me parece que no hay lugar para tantas divisiones ni tanta tensión interna. Hay que marcar las diferencias que podamos tener porque evidentemente no somos todos lo mismo, ni tenemos las mismas prácticas, pero después no nos quita la posibilidad de construir unidad.

-¿Se termina un poco este concepto de gobernar para todos?

-No, yo sigo sosteniendo que el peronismo y el movimiento nacional cuando gobierna tiene que gobernar para todos y todas, pero sin lugar a duda, empezando por lo último, por lo que hay una deuda interna, nosotros no podemos tener tipo como como el dueño de La Anónima, que gana 142% anual, remarcando los precios y la gran mayoría de los trabajadores y trabajadoras de nuestro pueblo no llegando a fin de mes. Entonces hay que ajustar a los tipos que más tienen, que son los que terminan jugando y especulando con el hambre del pueblo argentino.

DAVID DOMÍNGUEZ – MOVIMIENTO EVITA

“Cristina ha lanzado la candidatura de Unidad Ciudadana”

-¿Cómo interpretan en el Movimiento Evita en San Juan esta crítica de Cristina a los movimientos sociales y la defensa que hizo el presidente Alberto Fernández?

-En principio me parecieron muy desafortunadas las declaraciones de Cristina, a quien aprecio mucho y considera que es uno de los cuadros políticos de mayor envergadura que tiene nuestro país. Fue muy desafortunada y con un alto nivel de desconocimiento. Las organizaciones sociales, y especialmente me hago cargo de la nuestra en la que trabajo, que es el Movimiento Evita, hay un reconocimiento importante y que tiene que ver seguramente con los que venimos del peronismo, siempre soñamos que algún día vamos a volver al país del pleno empleo que nos dejó el general Perón del 75. Sin ponerle color ni partido a los a los gobiernos de turno, sin hablar de la democracia del ‘83 a la fecha, nos hemos equivocado en todo porque hay un sector muy grande de la de la sociedad que está afuera.  

-¿Cómo toman el apoyo del presidente?

-El apoyo del presidente tiene que ver con que hemos tomado el trabajo de visitar muchos barrios populares, muchos emprendimientos de la economía popular en el país y ha visto que realmente es un sector que existe. Y hay muchos trabajadores que día a día se tienen que levantar y se han ingeniado un nuevo trabajo para poder sobrevivir y que no se redunda solamente los planes sociales, porque los planes sociales, llamémosle programa o Potenciar Trabajo, son para 1.200.000 trabajadores en todo el país, y nosotros estamos hablando que al IFE lo cobraron más de 9 millones y pidieron más de 11 millones de argentinos. Estamos hablando que tenemos un país con 18 millones de argentinos por debajo del nivel de pobreza.

-Se ha dado un escenario impensado. Javier Milei diciendo que va a conservar los planes y que va a generar un solo cambio, que es el darle el manejo a los municipios y Cristina criticando a las agrupaciones sociales, ¿estaba en el manual, en los libretos?

-Tiene que ver con la campaña que se avecina. Creo que Cristina ese día ha lanzado la candidatura de Unidad Ciudadana, intenta aparecer como como una luz de esperanza, a lo mejor para algunos, intendentes, para algunos gobernadores que tienen intenciones de poder manejar nuevamente estos recursos que lo manejaron en gran parte de su gobierno anterior con el programa “Ellas Hacen”, o “Argentina Trabaja”, que no lograron tampoco solucionarle los problemas a la gente.

-¿Qué plantean ustedes?

-Estamos planteando en las organizaciones sociales la necesidad de que se tomen medidas del Estado, que se aprueben leyes que realmente modifiquen el entramado productivo de nuestro país. Porque si cada vez que vamos a tener un pobre vamos a tener un subsidio, primero que estamos poniendo la pata en la cabeza todos los pobres para que no darle posibilidad de crecimiento. Con el programa Potenciar Trabajo que cobra $18,000, ¿una persona vive con eso, vive su grupo familiar para $ 18,000? Todos los días se tienen que levantar desde el cartonero, andarla la cartoneando, el cerrajero, el plomero andar buscando changa para ver cómo llega a fin de mes.

 LAURA VERA – AMAS DE CASA DEL PAÍS

“Creo que hay una cuestión electoralista pero también una lucha de poderes”

-¿Cómo toman la crítica de Cristina a los movimientos sociales?

-Creo que lo que pretende es ganarse a la liga de gobernadores que persiguen quedarse con los beneficiarios de programas con un fin electoralista. El Potenciar Trabajo, como otros programas, son políticas públicas que deben impulsar el trabajo y la capacitación, en la mayoría de las unidades de gestión que dependen de los gobiernos municipales o provinciales esto no se cumplen. Acuerdo plenamente en qué hay que realizar auditorías a todas las Unidades de Gestión o Certificación que dependen de Desarrollo Social como lo realiza el Ministerio de Trabajo de Nación en el caso de Capacitaciones.

-¿La defensa que hizo el presidente es justa o tiene algo de oportunismo?
-En esta oportunidad creo que Alberto es consecuente con lo que viene impulsando con relación a la contención social. Párrafo aparte, con esto se queda muy corto

-¿Es un tema político-electoral o hay algo más en el fondo que no se advierte?

-Creo que hay una cuestión electoralista pero también una lucha de poderes, Cristina ha fortalecido a la Cámpora con distintos programas por eso su planteo termina siendo un tanto hipócrita. Me preocupan estas acciones que destruyen y dividen por intereses personales y nos saca del centro de la discusión que es el aumento de precios que le sigue ganando al salario.

CARLOS NICOLÁS GÓMEZ – AGRUPACIÓN VIRGEN DE FÁTIMA

“El desafío de las organizaciones es tener contenida a la gente”

-¿Cómo interpretan las críticas de Cristina a las agrupaciones sociales y la defensa que hizo el presidente?

-Hay declaraciones de Cristina que se sacaron de contexto y lo que dijo no fue generalizado, me parece que atacó a ciertos sectores, a ciertos movimientos cuando habla de tener rehenes y a ciertos referentes, más que nada.

-El tema de los planes sociales es que no tienen derechos, pero no hay una contraprestación tampoco.

-Bueno, sí, no hay derechos de las personas, lo ideal sería volver al trabajo, que le permita volver a tener todas las cosas de los trabajadores, en especial salarios dignos, que tenga paritaria y todo lo demás. Cuando el país tenga los puestos necesarios para cubrir a toda esa gente, incluso está bien, pero hoy no me puede decir que los vas a sacar.

-¿Es justo o no que se asocie a los titulares de planes sociales con piqueteros?

 -Hoy el desafío de las organizaciones sociales es que tengamos a la gente contenida, le demos una responsabilidad, una contraprestación, como lo hacemos en nuestro caso de la Agrupación. La mayoría de las agrupaciones de la provincia dependen de las agrupaciones nacionales, y si allá dicen hay que cortar la calle, se tiene que cortar. El tema es que por lo general no saben por qué están cortando. Los reclamos son justos, pero también hay gente que tiene derecho de estar allí, de no encontrarse con un corte, con un piquete.